Don Esteban, "El Gato"

Mercader, de pipa y guante,
de auténtico, fiel, talante,
originario de Ihuatzio,
empezó a vagar, despacio.

Esteban, de apodo, “El Gato”,
pintoresco, su retrato,
vendedor de sopladores,
¡recordémoslo, señores!

En Pátzcuaro, hacía la ronda,
Tata Vasco, en su rotonda,
de saco gris, el misterio,
finalmente, un hombre serio.

Bien portaba su sombrero,
ser agreste, leal, sincero,
de barba, bigote blanco,
en su lucidez, muy franco.

Con Gertrudis, . . . se llevaba,
él siempre la saludaba,
entre jardines y prados,
fue viandante, sin reparos.

Personaje de leyenda,
recorrió la legua, senda,
con esas botas mineras,
duras, suelas camineras.

Tuve gusto en conocerlo,
me admiraba el solo verlo,
nos llamaba la atención,
recémosle su oración.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México a 16 de febrero del 2016
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)