Diana Trujillo Sánchez

“Tu corazón . . . nunca manches.”

En Pátzcuaro, hoy, se aclama
la belleza de una dama,
muy joven, independiente,
positiva, inteligente.

De sí misma, bien segura,
élla siempre lo asegura,
porque sabe lo que quiere
y, también, lo que no quiere.

Criminóloga leal,
estudiante fiel, formal,
cosmetóloga, estilista,
que viste como una artista.

Asesora en nutrición,
gran profesional de acción,
es alegría, plenitud,
un ser de otra latitud.

Tiene sonrisa de ensueño
que, a muchos, les quita el sueño,
más Dios ha puesto, a su lado,
gentil novio, enamorado.

Crimi, mote de cariño,
en su alma, yo, escudriño,
tan femeninos anhelos
la van llevando a los cielos.

Graciosa princesa, alteza,
gusta de la tirolesa,
la de Janitzio a Tecuena,
como toda mujer buena.

Protege natura y luna,
la Virgen le da fortuna,
orgullosa michoacana,
prototipo mexicana.

Es Diana, la cazadora
del éxito, . . . triunfadora,
mitológica Artemisa,
prepararse . . . su premisa.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 25 de julio del 2017
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)