Apóstoles de la salud

“De profesional virtud.”

Va toda mi admiración,
en serio, de corazón,
al gremio de la salud,
de profesional virtud.

A Médicos, a Doctoras,
que trabajan a deshoras,
a Doctores, Enfermeras,
Enfermeros, de a de veras.

Hipócrates, se complace,
su juramento renace,
por tan ejemplar entrega,
eficaz, a toda prueba.

Mujeres, hombres, cabales,
su labor en hospitales,
en clínicas, consultorios,
del vigor, adoratorios.

Previniendo los contagios
de los virus más reacios,
benditas tienen las manos
que ayudan a sus hermanos.

Con medicamento aliado
e higiene siempre a su lado,
sufriendo desvelos, penas,
salvando vidas ajenas.

En peligro está la suya,
que ese mal no la destruya,
por su exposición intensa,
ya tendrán su recompensa.

Merecen un monumento,
tienen a Dios muy contento,
¡qué batas, cofias, tan blancas,
las tiñen sus almas francas!

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 16 de abril del 2020
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)