Vestida de Silencios

poema de Elisa Golott

Hoy vuelvo a cantar mis versos
que salen como luciérnagas vestidas de luz
quebrando la atmósfera que ya no es espesa ni difusa.
Me crecieron alas para ir desde una flor a un árbol
sin tener que mendigar que venga el viento y me lleve a él.
Ya no están los días taciturnos de tantas esperas
esperas de la nada
esperas de silencios
cuando amordazabas mi verbo con tu insolente indiferencia.
Tarde llegará la hora cuando mires hacia el norte
con los ojos perdidos y vacíos
buscando mis olores
mis manos
mis pasiones;
y nada ni nadie estará a tu lado
más que lo elegido y acostumbrado
tedio, rutina, desvarío…
y en la herrumbre de tus recuerdos
solo encontraras mi nombre,
como lo más querido. ©

Comentarios sobre este poema