LIBÉLULAS

poema de Elisa Golott

Danzan las libélulas en torno a los jacintos
con promesas de que el buen tiempo ha de venir.
Me quedo con la mirada pegada en sus misteriosos bailes,
la respiración cortada,
el movimiento quieto.
Sigo el sube y baja de su vuelo
alterado por el viento que no deja de soplar.
Sigo la trayectoria regocijada del ritual baile
que se produce en el jardín.
Se mecen las flores,
las ramas nuevas,
las hojas nacientes,
los brotes verdes
que con las sacudidas parecen caer....
Y danzan las libélulas libres
en su mágico vuelo
alrededor de los jacintos,
en un caos de libertad bendita
de trayectorias locas,
de alejarse ahora...
Las dejo ir. ©

Comentarios sobre este poema