BAJO LA LUZ DE LA LUNA

Cuán abiertas se ven mis carnes bajo el pálido influjo de esta madrugada
Cuán solo y vulnerable parece mi sexo contemplado en silencio
y qué secas las manos que lo hurgan, buscando allí tu esencia:

qué lejos está el beso largo que podría regodearse en mis senos:

delirio mío sentir aflorándome tu cuerpo
tu voz ronca
recorriéndome

fantasía de mi sangre, de mis huesos:

desesperados de ti
en vacuo orgasmo
te nombran

Comentarios sobre este poema