Al borde

poema de Melani

Tan intocable
bella y tierna flor.
Tan inalcanzable
brillante y lejana estrella.
Incomparable humano,
nadie como tú.
Buscando salidas al caos,
pendiente de un hilo antes de caer. Sin embargo, nunca caes. Siempre estás a punto de dejarme, de dejarnos. Siempre tan lejana y solitaria dama que depende de alguna suerte para al fin caer. Caer y caer, como un pétalo escapando de su rosa. Y hundirse en la nada, desafiando todo.
¿Tanto vas a dolerme?
Al borde de salvarte, siempre al borde. Pero si te salvo, me pierdo. Si te salvo, me hundo.
¿Eso es lo que quieres, mujer? Déjame ser libre, por favor.
Me miras a los ojos como despidiéndote y te burlas de mi espantoso sufrimiento.
Es que no lo entiendes, pequeña.
Intento ser todo para ti, y no te sirve, pero tú dando nada completas mis barras, ¿qué debo yo hacer?
Déjame escapar de tus fuertes garras, porque si te caes, me caigo contigo. Y si te salvo, me hundo solo... ¿Esto es lo que buscabas?
Por supuesto que este era tu objetivo, insensata dama. Me lo advertiste, pero oídos sordos hice. Y aquí estoy, pagando los platos rotos.