Acompañame

Ven, une tu mano con mi mano
y seamos dos niños que juegan a coleccionar
tapitas de cerveza de la calle.

En muestra de mi amor por tí
te haré un collar con las anillas de cada lata que encuentre en el camino
y como una chica punk de secundaria
lucirás en la costura del blue jean
la cadena de aluminio colgando.

Todos mis colores serán tuyos,
mi cartuchera de superhéroes
podrán incluso ser tus superheroinas.

Así que ven y descubramos el mundo bajo una roca del jardín
y estudiemos con una lupa la anatomía
de todos los insectos escondidos bajo tierra, en un hervario simplificaremos
todas nuestras pequeñas aventuras.

Por lo tanto ven,
ven a juntar tus tenis rotos junto a los míos y columpiemonos bajo este rico sol de durazno.

No me dejes esperando
¿Acaso no ves que el hambre me crece
y que las ganas de morir me nacen desde el vientre?

Así que ven
porque te guardaré un puesto en los salones de espera, aún cuando de recorrer parques y calles inhóspitas se tratase, huérfano de tí, al corriente de mi situación un puesto vacío conservaré porque anticipare tu regreso.
Por ello, pintemos de colores las hélices de los aviones
y dibujemos caras felices a todos los árboles del campo
que no quede ningún árbol en pie.

Corretiemos a los gatos hasta que se suban por los techos,
atrapemos a los astros dentro una botella de plastico.
Construyamos un reino juntos, más allá de las nubes conquistaremos planetas; de caricias eróticas haremos que brote agua del polvo lunar, nuestro lenguaje del amor, un satélite orbitando fuera del planeta.

Es por esto que te propongo un trato justo, mi compromiso al igual que el tuyo pendulando a dirección contraria
me comprometerá a tu dócil andar.

Pondré mi mano en tu cintura para ser guiado así a la fosa común dónde nuestros cuerpos, dos flores solitarias del mismo jarrón, dos medias extraviadas, dos armarios vacíos,
descansen uno sobre el otro en el largo fuego de la noche.

Por ello, invidente de ti
serán tus dedos el anzuelo que se entierra y me desgarra las ganas de acariciarte.

Unamos entonces nuestras manos,
en prórroga de desempate del juego
daremos volteretas como un árbitro pitando una falta, como quienes caen por una montaña en picada cuál avalancha
y con la sensación de estar en un prescolar, cantaremos con nuestras panzas centrifugadas la rueda de pan y canela y rendiremos los estomagos
hasta marearnos.

Y cuando separemos nuestras manos,
pegajosas manos, apeñuscados dedos articulados, que sepas que el afecto se construye de simples pasos y que el amor
es una ruleta de la fortuna.

Por si acaso, ven vayamos a todas partes
y si ningún lugar nos corresponde.
Entonces que tú mano en la mía
sea el mundo que tanto soñamos,
sean un parque de diversiones,
sean ocaso

Comentarios & Opiniones

Xio

Estupendo, una belleza absoluta, que divinas propuestas, me he quedado facinada con esta obra, felicitaciones, todas las estrellas y más, abrazos, feliz día Poeta

Critica: