Asumidas las negras costas

Nada queda quieto,
nada está quieto,
todo hierve a pesar del frío,
a pesar del silencio,
a pesar del veloz recorrido de la magia
que no espera que la tristeza se disipe,
ni la confusión, ni la envergadura de la violencia,
que es rápida y nos deja las sombras...

Hermanos, estamos quietos ahora; creyendo tal ilusión,
tenemos que mirar al cielo,
tenemos que sentir la lluvia,
agradecer por un día más...

Morder la serena verdad que se deshace como delicado bocado,
rascar la superficie del presente y reír recordando el mundo en llamas...

Sentirse afectado por la consumación de lo creado,
prolongar el aliento y servir en la guerra de lo ignoto...

Las palabras se niegan a quedarse en los puños,
están en las olas,
en las corrientes,
en la señal efímera de lo que se palpa, se percibe,
se hace imprecisión en las brumas de lo no registrado...

Hermanos: ¡un abrazo más!
Uno, pues los demás no son aún...

Comentarios & Opiniones

Txiqui

Como siempre, muy lindas tus letras, felicitaciones. Un gusto leerte⚘⚘⚘

Critica: 
Centinela Azul

Gracias dama por su visita...

Critica: