Una del Charro Amarillo.

poema de Celeste Alma

El fútbol y el estadio
Manuel, no son lo mismo;
las porras, muy decentes
cambiaron pronto el 'disco'.

Qué súper era entonces!
ay Don, ' qué buenos tiempos
aquellos tan sabrosos'
tal cual dicen los viejos.

Al árbitro las porras
gritábanle : €#leeero!
[email protected]%n! Burro! Corrupto!
Vendido! hasta, P....ejo!

Un gol se celebraba
así como Dios manda:
'de hidalgo' una cerveza
y 'bubis pa' la banda'.

Ahora 'señoritos'
finuras sólo cantan.
Si el árbitro es vendido
pues, pujan y se se aguantan.

Qué tiempos, don Manolo!
Ahora los chiflidos
no saben tan sabrosos,
ni el 'wey' en los partidos.

Qué tiempos pues, Manolo!
El fút en los tendidos
cambió a la porra 'ñera'
por sobrios aburridos.

****
**

En memoria de Armando Ramírez.