golondrina en mi catedral

poema de kormoran

Quiero que me des un beso
Quiero ser de tu amor preso
De tu belleza adorador
De tu corazón adulador

Perderme en tu cabello
De tu boca ser sello
De tus ojos sentirme prendido
De tu cariño rendido

Caigo en tu sueño despierto
Sueño que es cierto
Duermo en tu caricia
Descubro tu influencia

Me unes a ti sin cables
Con sentimientos loables

Con palabras de dulzura
Que son eco de tu hermosura

Me acercó a ti y eres real
No necesito frotar mis ojos
Pues eres ahora sal

Golondrinas y vencejos
Vuelan raso en nuestra catedral
Buscando anidar cerca del pedestal
Agua de la eternidad
Que provoca celeridad

Voy tras de ti a la misma velocidad
Sintiendo tu necesidad
De posarte y dejarte llevar

Muchas horas pasan si relevar
Nuestro pacto sin firmar
Nuestro deseo por mimar

Y llegó a tu altura
Y no quiero bajarme
Solo pretendo locura

Mis alas bañar
En las arenas de tu mar
Mi cielo ahora no se desploma

Tu tesoro asoma
Entre rizos dorados de diamante
Entre labios de amante

No pasan las horas en nuestro cobijo
Y sigo sin resolver ese acertijo
Me pregunto que he hecho
Para merecer tu pecho

Siempre pasaste a mi lado
Pero nunca sentí tu roce
Aun siendo osado
Mi mundo no conoce
Pensaba en voz alta

Halcón que no se sobresalta
Cuándo esa paloma vuela enfrente
Cuándo la paz deja en su naciente.

Comentarios & Opiniones