Pacto

El asfalto reverdece
cuando recojo tu mirada
como recién cortada.

Y el cielo plomizo
se torna de azul
como tus ojos.

La ciudad se obstina
en olvidar
tu nombre y el mío.

Aunque su capricho
sea guardar
en algún rincón

el pacto de amor
que sellamos allí
ese día

cuando vos y yo
eramos inmortales
todavía...

Comentarios sobre este poema