CAMPOS VERDES

poema de Denominado

Ya no hay tiempo para irradiar , para encandilar , el oro y la plata al natural no han de defraudar .
No cautivas con tu idea de sensualidad , con tu elegante promiscuidad , arrogante , la castidad en los campos es una barbara necesidad .
Las noches son frías , una cálida bienvenida interfiere y contamina mi melodía .
Esos rostros colorados son una duda vacía , quisiera saber donde es que duermen y porque el ruido no los paraliza .
Con el gris de los campos floto al caminar , se retuercen y rechinan nuestros dientes con tu cotidiano saltar , motivas al sol a presenciar nuestro mural llamado hogar .
A los recuerdos avivar .
Y de mis parajes distraer a los demás .