Zimmer

poema de Acero etereo

Chirrían sus párpados al cerrarse, entrando donde anidan las moscas planeando larva a larva para minar sus sueños, en algún momento el infierno también tuvo su norte.
Pero en algún despiste el ave vio la grandeza y se desvío de la bandada y encontró una rama donde termina el océano, un descanso antes de retomar el vuelo.

Los sueños sueños son, dicen ¡de eso nada! Digo.

He visto caer la semilla justa en el lugar justo.
He visto la mirada de un perro antes de morir, casi orgullosa y consciente de la paz.
He visto una miga de pan permanecer aferrada al mantel por más que se sacuda.
He visto olas llegar suaves a la arena para dejar con cuidado crustáceos.
He visto los músculos de las piernas del corredor que va segundo palpitando a medida que cruzaba al primero.
He visto lobos inclinados hacia adelante inmóviles aguantando las tormentas, con las patas enterradas en la nieve.
He visto lo suficiente para decir que la vida prevalece, lo suficiente para decir que a lo que los hombres nombramos "dios" existe.

Comentarios & Opiniones

María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-

Excelente Acero etéreo. Saludos

Critica: 
Xio

Preciosa obra Acero, un placer la lectura, saludos cordiales, feliz día.

Critica: