Ella

poema de Zena

No sé cómo llegó realmente
Un día me di la vuelta y allí estaba
Sentada en la orilla de la cama
Esperando que me levantara
Creí que eran mitos, que eran historias falsas
Siempre supuse que la gente la buscaba
Y no que era ella la que llegaba
Me acompaña a todos lados, de mi realmente
Nunca se separa
Nos han llegado a confundir
La gente nos ha dicho, que parecemos hasta hermanas
A veces me molesta, no la quiero ya en mi casa
La ahuyento con insultos, groserías, música alta
La muy cínica se ríe, me dice que no hace nada
"No puedes querer que me vaya, pues yo soy una santa"
Santa maldita, por favor, dame de baja
O lárgate, pero no sigas, no sigas más
Por favor
Ya
Basta.

Comentarios sobre este poema