Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

No escribo sobre mí

No escribo sobre mí entre comillas rigurosas
ni entre alegatos verosímiles aprobados,
expulso todo lo que en mi vejiga estorba
y carcomo páncreas de verbos refinados.

No me apabulla el credo de un aplauso esparcido
ni me insomnian las cruces bocabajo,
las sienes me ladran bajo los apósitos fruncidos,
en la tráquea halla el mal de rana, su atajo.

No me perturba el bullicio lisonjero de la tarde
ni los cascabeles de una hedonía sin mangas,
escribo suicidando soles que brillan mandangas
en borradores siniestros de decúbitos alardes.

No pincho ni corto las burbujas de champán ajeno
ni me embelesan las trinidades protectoras,
corta mi arte las venas de los rincones groseros
sin mancillar las flores que adoctrinan a Pandora.

Pinto grafitis en las cunetas procrastinadas
que fornican álgebras de indefinidos ecos,
recaudo gargajos reverdecidos de rabia
que los adoquines preña con fruto clueco.

Y escribo para mis barrosas barricadas
para el ogro fornido que me acecha
para los péndulos fusilados del mañana.
Escudriñados versículos de cunas estrechas.

poema

POETA Y VERSO

El poeta es a la pluma,
como a la planta el rocío,
como la corriente al río
que al mar inmenso se suma,
es como arena y espuma
que se abrazan sin cesar;
es del poeta el versar
el aire que ansioso inhala,
es sentimiento que cala
en el alma hasta sangrar.

El verso ha de llegar
aliviando los tormentos
para llenar los momentos
y al poeta acompañar,
es el verso a no dudar
esa espada justiciera;
el ave que padeciera
el encierro tras la reja;
es el verso esa pareja
para que su amor no muera.

El verso cálido abrigo
que arropa los sufrimientos,
en los momentos inciertos
no existe mejor amigo
compararlo no consigo
con otro fiel compañero,
el verso breve, sincero,
la alegría del amor,
mano firme ante el dolor
del poeta...su Escudero.

poema

No hay Otra en el Planeta

Te conocí un día de primavera,
acercabas una rosa a tu nariz,
y como vi que eras sincera
en tus ojos me adentré y me perdí.

Me atrofiaste los sentidos
con tus besos incendiarios,
detuviste mis latidos
por querer amarme a diario.

Yo era esponja que absorbía
todo tu conocimiento,
y entre risas y alegrías
fuimos poniendo cimientos.

Y debajo de tu ropa,
he encontrado los motivos
para volverte más loca
y que siempre estés conmigo.

La sonrisa de mi cara
la pintaste con un dedo,
y dice bien a las claras
que por ti no siento celos.

Si algún día tú te ausentas
no tardes en regresar,
pues no hay otra en el planeta
a la que pueda yo amar.

poema

¡Si llegué hasta aquí!

Que la sangre no acelere mi latir,
que en carrera por mis venas se contenga
y no tiemblen, en mis labios, los te quiero
cuando en pago mi cariño te devenga.
Y si acierta mi tropiezo a dar el paso
y me pone frente a frente tu sentir,
que mis piernas me sostengan y mis brazos
se conviertan en guirnaldas en tu cuello

Aún así me miras quieto, no respondo,
y tus manos no acertaran mi cintura,
si tu beso tarda un poco y no respiro
se dibujan mis mejillas de sonrojos...
en mi boca tuerce mueca la ansiedad.
Es que ya perdí el aliento y compostura;
O me tomas y me siento en tu regazo...
ó me dejas dar la vuelta y escapar.

poema

AMOR A LA INVERSA

AMOR A LA INVERSA

Amado mío.
Cómo estarás?
Solo te imagino…
Ese es mi transitar,
mientras se concreta el hecho
de poderte mirar.

Me acompañas,
aún sin estar amado mío.
El día hoy no tuvo brillo,
ni provisto de ningún color.
Solo está la larga barca,
que atraviesa los ríos de ausencia,
y aún así,
tú omnipresente figura me abraza,
y siento tus etéreas manos,
que envuelven mi cintura,
ciñéndome a ti,
y el viento materializa tu beso,
con su suave briza en mi rostro,
simulando tus labios.

La magia del amor,
“piedra filosofal…”
No se trata de ver, de tocar.
Nuestro amor es a la inversa.
Se trata de sentir,
el más maravilloso estado de felicidad,
al vivir el complemento,
de tu buen sentimiento.

Percibo que si acaso la muerte,
sorprende nuestros destinos,
de mi parte amado mío,
quiero que sepas,
estaré feliz de haberte conocido,
y viajare cargada del más preciado tesoro,
representado en este amor,
que lo abraza todo,
lo soslaya todo,
a pesar de la distancia.

Te amo y reitero,
si alguna vez tenemos que engañar,
pues engañemos a la muerte mi amor,
para recorrer juntos,
el camino de nuestra felicidad,
hasta llegar a viejos,
y dormirnos en paz,
uno al lado del otro eternamente,
felices, agradecidos,
porque nuestras almas,
se encontraron en un camino
de un amor a la inversa.

poema

YA NO VUELVAS.

Ya no me busques ¡No! ya para qué,
rompió tu mala estrella un gran amor,
ya no regreses, cicatrizó el dolor;
aquella angustia reprimida ya se fue.

Atrás quedó el temblar del corazón,
quedaron tantas noches de desvelos;
terminaron por siempre las dudas y los celos,
la falta de cariño y comprensión.

De tanto dar el cántaro en la fuente
un día se quebró; eso es un hecho,
un corazón desgarrado y ya maltrecho
rompe cadenas y libre grita fuerte.

Es todo para ti...no vuelvas ¡No!
aquel amor feliz murió en la espera,
busca otra suerte; acércate a otra vera,
ese merecimiento conmigo ya pasó.

poema

Entrega

Hoy, todo mi
dispuesto a ser una contigo.
Presta estoy a hacerte el amor,
sin tabúes y sin peros.
Hoy, mi piel tiembla
por la espera de tu sustancia
y alimento.
Mi olfato está abierto,
se embebe la fragancia de la gardenia y el jazmín.
Mi pecho se expande bajo el cobijo de la luna.
Aquí, bajo el manto de las estrellas
la brisa se hace cómplice de los grillos que dejan su mejor melodía.
El frescor de la noche
toma a su antojo mi piel desnuda,
cierra mis ojos,
me acaricia lentamente.
El pasto húmedo
abre sus brazos y me recibe
para darme su mejor beso,
"recorriendome desde mis pies hasta mi espalda",
la suave lluvia estremece
todo mi cuerpo,
enviando intensas sensaciones
a mi corazón palpitante.
Aves nocturnas armonizan
con su canto dulce,
acariaciante.
El firmamento se abre elevando
mi liviano cuerpo
llevando mi ser a un éxtasis placentero de paz y entrega.
Hoy, todo me hace el amor
y yo me entrego.

poema

El lago

EL LAGO

Lanzando piedras al lago
Con paraguas en mano,
Me cubro de las gotas
Que crea el eco de tu silencio.

Las noches ya no son paralelas
Ya no se perfuman y visten de gala,
Las estrellas ya no toman champagne
Y la luna ya no se maquilla.

Limpio el lago
Ahogando tus cartas,
Pero te siento,
Te siento a milímetros de mí carne,
Que veo florecer
Tu silueta pintándose con tu esmalte.

Mis penas pierden peso,
El show esta noche ha terminado,
Tu contorno
Por la puerta de atrás se ha esfumado,
Cerrare el libro de mi corazón
Por qué no habrá otra edición,
Solo será el lago, tu y yo.

Título: EL LAGO
Autor: Ceuleman Jossimar Villacinda (Guatemala)
Derechos Reservados ©