Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

EL AMOR ES DIGNO

No nací para querer sin que me quieran,
no soy viento que azota cualquier rama,
no me atrajo cualquier fuego aunque su llama
fuera intensa y su vapores me absorvieran.

No se pedir amor; sólo aprendí
a entregar y recibir de igual manera,
yo sólo se querer a quien me quiera
y me siento feliz de ser así.

No me humillé jamás; no me humillé,
el digno orgullo del amor movió mi mano
y entregué mi corazón sencillo y sano
y muchas veces también me equivoqué.

Pero se que el amor no se mendiga,
es sentimiento cubierto de bondad,
de belleza, de color, de claridad...
no se recoge del suelo como miga.

poema

Florecida

Regado de flores el suelo...
Llovía, estaba lloviendo
Mi cuerpo levita en las sombras
metido en los sueños del tiempo

Abro la ventana, y vuelo
Me encuentro en la calle,
ahora tiemblo
las flores me mojan la cara
recoges mi pelo y me miras

Hila este sueño la mano
que desnuda mis estantes
y recorre cada esquina
de mi cama sin hacer
Que si de día me pierdo...
En la noche a de llover

Salí al encuentro del pecado
Salí de noche y sin permiso
Volví embriagada de caricias
en puro cuero, florecida

poema

Un cuarto de luna

Grácil, zurda y amplia,
la mano aguarda para sí;
una ofrenda de horas ensalzada, entre guirnaldas.

Las vestes envuelven aladas
un ensueño de hondas raíces,
cubierto el arco del sigilo;
en tanto, suspira palpitante el viento.

En vano el afán del nido
y el de la barca que conduce a todo ello;
puestas mis carrozas en pos del poniente
tras el destello de un cita fulgor.

Silencioso, ya viene…

Firme, el diafragma asemeja
el fragmentar de un inmerso latido,
inundado el espíritu de silencio;
entrando por la puerta, eterno y puro.

Sin amuletos, desde mi peldaño continuo,
le he visto, bajo la tibia luz encendida;
y entre la estepa de vainas
cual goce de un torrente alud.

Se percibe el aroma de la presencia…

Atenta avanzo entre sendas grabadas
con el brillo de un cuarto creciente,
suntuoso me conduce serena al valle amplio,
tras la morada de colinas lejanas.

Me estremece el haz ardiente,
el candor sin roces, la voz nívea;
y el inconmensurable desorden
que circunda su brillo.

Los pensamientos sobre vos;
en tanto la mano, zurda y amplia,
escribe dónde el sentido no alcanza;
en el abundante de un instante eterno
sonriendo ante la presencia que importa en el mundo.
*

Fondo musical: Vangelis- La mer recommencée

Abril 10, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados

poema

El grito de tu silencio

El grito de tu silencio.

Tanto grita tu silencio
que se lo escucha hasta el cielo
. Déjame secar tus lágrimas
son mis besos tu pañuelo.
Di de una vez lo que sientes
saca el punal de tu pecho.
Lleva tu sueño imposible
hasta el borde de tu lecho.
Se hará la luz en tu alma
te empaparas de ternura
cuando reciba tu cuerpo
la dulce fruta madura.
Tanto grita tu silencio
que se lo escucha hasta el cielo.
Dime de una buena vez
aquello que escuchar yo quiero.
Se impacientan las estrellas
el sol no quiere salir
el universo ofuscado
ya no se quiere expandir.
Consecuencias del silencio
aquel que tus ojos gritan.
Di lo que sientes ahora
pues no hay paciencia infinita.
Tus ojos gritan
tu prudencia calla
mi corazón escucha
y el amor estalla.
Juan.R

poema

POR AMOR EN ESTA GALAXIA O EXTREMAS FRONTERAS

POR AMOR EN ESTA GALAXIA O EXTREMAS FRONTERAS
¡Qué años luz les separen y desaparezca su amor!,
había sentenciado su voz del desamor.
Eones galácticos fueron separando las huellas
de pasos y besos allende los cielos y estrellas.
Mas otras edades fundaron el gran sueño,
en medio del todo un mundo pequeño,
Y con nuevo sol nació mi corazón sideral,
para seguir contigo planeta belleza inmortal.

Sin embargo, quedaron restos de otrora,
cuando largo afelio sombrea tu aurora.
Y la distancia parece despedida definitiva,
paseo de temporada para sentirte viva.
¡Fenomenal artilugio estelar y del ser!
¡Somos criaturas de inmensidad y querer!
Así en lo alto o en lo bajo, así somos,
dos seres distintos, pero somos;
una para el otro su armonía extrema,
siempre juntos contra la distancia suprema.

¡Viajeros de sueños en el sistema solar!
¡Viajeros en poemas del verbo amar!
Encuentros cercanos del verdadero tipo,
criaturas elegidas por inmortal biotipo
tras las cortinas de vida intraplanetaria,
¡y en esta galaxia selecta de Gaia!

DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR
Música:Weltraum Musik Nr.1 Maximal Mystery

poema

Sexuada

La cómplice perfecta a merced del patriarca deseo. Objeto sexual, tan complaciente del fervor anhelo. Sutilmente, el falo centro de regocijo, promete el grito del éxtasis en estallido.

Mientras tanto, en la claridad de la noche, bajo la luna llena y sobre un sofá seguro, descubre entre lo oscuro, el organo comunmente desconocido

Regresa al falo, epicentro de lo anhelado, está vez con un reclamo, exige la liberación del ser sexuado.

Contracciones de estimulación, ahora ella desea, un dedo y ya está, el opresor le tantea.

Plácida tarea, conlleva al deletreo de cada letra en el poseído cuerpo, mientras se abre la puerta del sensible momento.

Tiembla su erótico espíritu, humedece sus labios con las fantasías que su mente recorre, su clítoris se hincha y conoce la dicha.

Su agitada respiración y fuertes movimientos, llevan al terreno cierto, entre besos la llave de su cuerpo grita el orgasmo perfecto.

Concoce su cuerpo y vive su sexualidad en cualquier momento, dueña de sí, promete amar cada encuentro. Rodeada de versos y caricias, ahora es quién decide su juego.

poema

Niña de los sesenta

Suena el arrullo primero,
un beso sobre mi pelo,
la huella que deja un padre
cuando le nace un lucero,
y aquella canción de nana
vela mis sueños con mimo
espantandole los miedos.
Su celo, en aras sublimo.
Enredada en mis entrañas
la raíz de los te quiero
me ayudó a crecer sin prisa,
acurrucada en el velo...
de la temprana sonrisa
Mis padres, con guarda y celo,
supieron poner cariño
en la enseñanza del clero
Fui niña de los sesenta...
y a pesar de mis cincuenta
adornada de caricias,
lucen mis fotos el pelo.

poema

Se rindio el sol en mis brazos

Con la luz naciendo apenas
me llamo a gritos el sol
corre niña, ponte guapa,
dale portazo al reloj
Coge el primer vuelo a vida
con las alas del amor
y descubre... que se siente,
cuando rozas corazón,

no tuve tiempo a vestirme,
el sol venía con prisa,
salí a su encuentro desnuda
pero miro mi sonrisa
hilera de perlas brillando,
que deslumbraban sus rayos...
prendiendo el cielo de estrellas,
se rindió el sol en mis brazos