Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

BESAR AL SAPO

BESAR AL SAPO

La princesa que vivía pensando
en besar a un sapo,
para que en príncipe se convirtiera...
¡Pobre inocente princesa¡
sí solo sapo él era.

¡Ah que fraude¡...
Mitos de cuentos de hadas,
de amores y leyendas,
mariposas en el estomago,
y el amor maravilloso...
Soñaba aquella princesa.
¡vivir un teatro mental¡
Se decía:
Que cada día era mágico,
y los contaba con alegría,
para besar a su sapo,
que diferente parecía,
en aquel sucio estanque
donde este vivía.

Aun ella no lo sabia,
pero en la magia ella creía:
¡que era maravilloso¡
¡que único él seria¡
Que dejaría de ser sapo,
cuando ella lo besaría.

Resulta que le amo,
con toda su alma,
su vida, su ser,
y besar ella trataría.
Pero... ¡sorpresa¡
en sapo seguía convertido
aquel que tanta palabra dijo
Sapo no dejo de ser...
Porque eso era desde siempre,
el sapo que otra cosa intento ser.

Solo tristemente conocía,
las aguas sucias del estanque,
aguas limpias y cristalinas,
¡jamás habría de beber¡
Sufrir solo conocía,
la vida, aquel pobre ser...

Sapo seguiría siendo,
esa era su destino.
Pues la princesa sin mayor desatino,
tan solo dio un punta pie,
cayendo en su sucio estanque
como siempre debió ser,
donde jamas debió asomarse,
para mentir al amor,
la magia mas poderosa,
no la supo retener,
y sapo seguiría siendo,
en su estanque,
tras su letras de papel.

poema

Amor sin secreto

M.C.
Amo la expresión feliz de tus bellos ojos,
el camino duro en tu vida superado,
los momentos de recogimiento a tu lado,
tu existir sereno, tus sueños ensoñados.

M.
Me encanta sentirte mi sangre y respirar junto a ti
en estos campos de luchas y adivinanzas,
porque la vida nos concedió este destino
de andanzas fugaces y sin partidas.

M.C.
Adoro tus palabras de luz y esperanza
las manos seguras que apoyan mi desgana,
tu respirar acompasado en la mañana
cuando contemplo en silencio tu linda cara.

M.
Siempre, madre, fuiste y serás ese sostén
que no me deja caer,
que junto a mi lucha por ver el sol de cada día,
que me anima y me hace feliz
frente a cada rumbo que mis pies reconocen.

M.C.
Mi compromiso dirigir recto tus pasos
en la bondad, en el amor y en el respeto.
Eres mi gran orgullo, mi amor sin secreto,
la hija deseada, precisada y amada.

M.
No tengo más que agradecerte por esa esencia
que te hace tan única.

M.C.
Bendigo tu nombre día a día hija querida
eres la luz que ilumina toda mi vida.

Autoras: Macarena Cardozo. Montevideo. Uruguay. (M.)
María Cruz Pérez Moreno. -acnamalas- Madrid. España. (M.C.)
Derechos de autor reservados.

poema

Aquel que escribía

Aquel que escribía ,

recuerda , quiere saber de muchos días ;

de aquella pregunta , de quienes le leían .

¿ Leiste a ... ? ¿ y a ... ? .

Aquel que escribía , siempre contestaba lo mismo :

¡ No , no leo , sólo escribo ! .

Aquel que escribía , dándose cuenta , cuenta se dio ;

de que sí leía :

Así mismo se leía y todo aquello que le envolvía :

Leía al amor , al dolor , a la empatía , a la alegría , a la tristeza , a la imaginación , a las emociones , a la naturaleza y al resto .

Aquel que escribía , todo lo que leía , tal cual revisaba y en sus reflexiones , al libro plasmaba .

Aquel que escribía , ¡ sí leía ! , leía el libro de su vida :

El mismo que escribía .

poema

Seré, no más

SERÉ, NO MÁS

Desde la cúspide
de la más alta de mis escasas hojas
veo mi corteza apesadumbrada, exhausta.
Mi torso se dobla de la desesperanza;
se va deshidratado, desprendiendo de a poco.
Mis fragmentos se acumulan encima de mis raíces.
La madre tierra abre sus brazos
para darles sepultura,
los aprisiona en veneros subterráneos
alejados de mis raíces que extienden
sus manos queriendo recuperarlos
pero la oscuridad y el fango los consume.
Angustiado alzo mis agotados ojos al firmamento.
El silencio nocturnal y el grito de la noche me responden;
la luna ensangrentada se filtra entre el grosor de la neblina.
El aleteo de los murciélagos
hace mella en mi desconsuelo.
Sé me queda poco, caeré al abismo de la nada.
Mí descomposición es cuestión
de la memoria del que nunca más me recuerde...

poema

Sabiduría en los patios

Era una tarde de mayo
corría brisa en los patios
y resbalando despacio,
moria el sol en mis brazos

Blanca la nube llegaba...
anegando la retina
cargada de lluvia suave
empañaba la mirada

Cuanto nos cuesta aprender
Casi una vida entera,
cuando empiezas a entender
viene la parca, y te lleva

poema

A muchos metros del suelo

se enredo mi vida inquieta
en los pasos del poeta
en el rayo del lucero
en la cola del cometa,
florecio, raíz coqueta,
tambien voló rozando el cielo,

en sus albores, melo,
y volviéndome indiscreta
enmarañando mi pelo
a muchos metros del suelo,
amarrada a esta cruceta...
me amó.

poema

Hechizado

Se abrió entre mis manos tu hechizo prohibido
En tréboles rojos de hiriente ilusión
Ungidos de aromas foráneos y amenos
Radiantes tus labios protervos ajenos
Hambrientos voraces en mi confusión.

Sabores farsantes derraman tu miel de alelí
Ocultas tu esencia, amarga verdad que me aleja de ti
Suspiros inicuos añoran tu beso de amor
¡Que tonto delirio! devastas mi ser con saña y dolor

Tu imagen de encanto, tu risa y mi llanto
El trébol real después de la hipnosis que me hace llorar
Disfracé mi alma para no escucharla y olvidar tu encanto
La magia es muy fuerte, de solo pensarte comienzo a dudar.

poema

TU ESTELA

TU ESTELA
Es tu polen, es tu aroma
Es tu estigma que flota en el aire
En la bruma, mecendo tu recuerdo.
Es tu verso, es tu ternura
Es tu sosiego que cae
En el pozo profundo de mi alma.
Es el aletear cual mariposa
Que roza mil versos
Sembrados en el éter
Plagados de estrellas por doquier
Cada uno un cantar
Para ti mujer querida
Llamada por siempre… Mi amor.