Los mejores poemas

Poemas publicados con mejor votación...

poema

HE ROBADO

Hoy confieso que he robado
y juro que me arrepiento,
he robado porque siento
que es lo que había soñado.
La noche ha estado a mi lado
para lograr mi objetivo;
en un desliz primitivo
sigilosa me acerqué...
el tesoro rescaté
para mantenerlo vivo.

Después que me apoderé
de esa valiosa joya,
la gran hazaña de Troya
por momentos recordé.
Callada me refugié
disfrutando mi botín
y dispuesta a dar al fin
con la razón de mi robo
con la fiereza de un lobo
me recreé en mi festín.

Robé a la noche bendita,
de su silencio...LOS VERSOS,
me los robé y ya presos
sentí mi alma marchita.
Mi corazón que se agita
ante funesta traición,
lloré sin darme la opción
de un perdón no merecido,
porque el verso es de Cupido
para cantar con pasión.

Libre; libre los dejé
cuando el sol brillaba alto
que desplegaran su manto...
ya se que me equivoqué.
Nunca más me robaré
del poeta su decir,
el verso ha de lucir
sus alas maravillosas
y enamorar a las rosas
para verlas sonreír.

poema

Balada de amor para el dolor de un poeta

No seré un rastro que te sigue como humo de poesía
seré el pico de una montaña ilustrada en el mañana,
hacia ella irán, escalando sentimientos y esperanzas
que lanzaran al vacío sus armaduras hechas trizas.

Seré arco póstumo de pasajes extravagantes,
canciones esclavas del alma que suenan con esmero,
la tinta mojada de tus ojos en estos instantes
que escriben los versos en blanco y negro.

Seré la rosa del desayuno de sueños taciturnos,
la greña despeinada del viento adolescente,
el implante de sonrisas en su brillante escudo,
la euforia distímica de la tómbola de la muerte.

No seré maniquí de la hipocresía, ni burbuja de placebo,
ni Réquiem de lágrimas enjutas que en la distancia besen tus ojos,
me bastará con hacerte el amor a través de mis versos
y hacer tus silencios míos, sólo míos y nunca más de otros.

Porque el poeta cuida del dolor ajeno, del corazón maltratado,
como gesta el espíritu consternado de la luna.
Porque el poeta rehabilita el afán, la ilusión, la estima,
el rayo de luz penetrante en el poro del alma, el poeta cura.

Porque el poeta crece en el alma del otro poeta
Y navega en el vaivén lírico que implícito suena,
Indulgente con los malabares del tiempo
Impacientes , inescrutables, son sus letras.

Commueve con su auxilio retórico y su alarde
plenitudes pasadas en su rúa de agonía,
no finge ni presiona, si bien infringe amable
el código de la suerte que a veces le abandona.

Seré el manifiesto en el aire escrito,
palabra que no tuerce la esquina del olvido,
firmante del núcleo de fueros encendidos
que en esta balada de amor renacen.

( https://www.youtube.com/watch?v=Pep6nREBpS8)

poema

Cuando muero por el Blues

Cuando muero por el blues, muero por tí.
La nota más alta rescata el micrófono hundido.
El telón con sus tacones de aguja viene hacia mí.
El público aplaude al arte que la amargura del dolor
concibe en mí desde que ya no estás conmigo.
Cuando muero por tí, el piano entierra la noche.
Solitaria en el escenario el dolor en sí se compone
como el diario escudriñado de un bohemio maldito.
Cundirá la oscuridad en el hogar del negro infinito.
Despertará mi voz de murciélago el trueno escondido.
Debutará el fantasma en la ópera vacía del olvido.
Soprano de porcelana en mil pedazos cortados por el sonido.
Cuando siento el blues y escribo así, ya te he perdido.
Y ahora el público te sentirá como yo nunca te he sentido.
Ahora el agudo dramatismo que es producto de este dolor
se infiltrará en el coraje monstruoso de mi abismo.
Se disparará el eco a la inercia del infierno que me ha vencido.
A los putos días de la gira de experiencias que hemos compartido.
Al billar negro de tus ojos en la esquina del bar mirándome sin parar.
A la resaca de los polvos que nos dejaron sin poder casi andar.
Al cuero de recuerdos para hacerle una máscara al diablo.
Cuando muero por el blues, resucita la fiera que llevo dentro.
Y me besa el micrófono encandilado por mis labios rojos, intensos.
Y se reciclan algunas notas lapidarias como marmotas sin aliento.
Y se avecina un nuevo holocausto de acasos, por si acaso me sigues viendo.
Por si acaso me sigues queriendo, por si acaso… este blues te hace regresar.
A la cama gastada de una piel albina a la que le han extirpado el deseo.
A la puerta golpeada por tu puño grosero y violento.
Al espejo que filmó nuestros encuentros, rodados al azar.
Me siento al filo de la vida, el gancho del escenario
que tantas veces me ha visto de espaldas al público, saltar.

poema

MI REGRESO...

A Poematrix regresando
Después de mi operación
Resguardando mi visión
A mi Dios las gracias dando;
Hoy a Ustedes saludando
Con un afecto especial
Nunca dejen de plasmar
Su poesía infinita
Plena de letras bonitas
Un abrazo fraternal.

poema

Ojos verdes: autores de la noche ( A Mawtinik)

Una amnesia polvoriza las raíces exiliadas
derramadas en la anuencia de ese verde,
en la palma de la mano soplo la distancia,
absorvida por tus ojos que pueden verme.

Tendidos sobre el rastro impoluto, remoto
encienden la urna de mi deseo deflagado,
salivan el borde de esos labios que susurran
palabras que se extinguen en un silencio roto.

Verde detonado como sábana de arrebato
Cautiverio hiperactivo de manos atascadas,
en dominios de la carne que usurpa el alma,
el ocaso inicia su funeral bajo jadeos en llamas.

Mis dedos en tu boca, derretidos.
Tu lengua todo mi ser vertebra.
Congruente con un baile de latidos,
sin penumbra quedó la noche, en quiebra.

Brote de verde intempestivo que riega la tierra,
sin tránsito del alba que frivolize el momento,
paredes apabulladas sin demagogia de sombras
consienten la impunidad de esta tormenta de fuego.

Desfile de caricias que tatuan el olvido
marcando en verde la piel de la cama,
confiscando los senos hirientes
extenuando un deseo que no calla.

poema

Tú eres todo en mi vida

Las mil y una noche contigo y sin ti,
contigo disfrutando las mieles del encuentro,
sin ti soñando tus abrazos y besos.

Tú eres todo en mi vida,
la luz que ilumina mi universo,
el calor del hogar y de mi cuerpo.
Eres el rayo de sol en verano,
las margaritas en la primavera,
el viento susurrante en otoño
y, la nieve del frío invierno.

Las mil y una noche contigo y sin ti,
contigo delirio de loca enamorada,
sin ti mojando triste la almohada.
Tú eres todo en mi vida,
eres la luz, el calor, el sol,
el agua, el viento, la nieve, el amor.

Autora: María Cruz Pérez Moreno -acnamalas-
Derechos de autor reservados.
10/05/2018 Madrid. España.

poema

Soñar

Si olvidamos a ese niño que nos mira
Desde el fondo de algún cuento sin leer
Que dejamos sin curar.... alguna herida
nos lanzamos a la guerra sin cuartel

Ya metidos en la rueda y enganchados
A este mundo que nos usa y que nos tira
Y luchando como locos desdichados
Perseguimos lo que en su comienzo...expira

Y mi vida que es abrigo de algún sueño
Va arañando de sus días realidad
Pero bebe de sus pasos...el empeño
Y se queda entre la magia y la verdad

Yo me bajo de la rueda, me rebelo
Y no quiero que mis ojos veas llorar
Pues me niego a sentarme y ver el duelo
Y que la noche me despida...sin soñar

poema

Madre:

Nunca me he preguntado si me amas
Porque tu amor me fue dado por seguro.

Tampoco jamás he andado solo
Porque conmigo has avanzado por lo oscuro.

No he despertado nunca sin tu abrigo
Porque has velado a cada paso mío.

Jamás me he vuelto por ver si me has perdido
Porque tu amor camina en mi sentido.

Nunca he pensado pedir que no me dejes
Porque sé que me sigues por el mundo.

Que nada, madre, he tenido que ofrecerte
Para pagarte tu eterno Amor profundo.