La siesta de cuatro alas...

poema de Silvia

Se hacían hoyitos en la tierra con las primeras gotas que Caían como lágrimas de perlas...

Los pájaros ya escondidos solo un pequeño chasquido y pafff...

Un nido caliente de gorrión vuela y se lo lleva el viento..
Se escuchaba a doña Elisa insultar las gallinas...
Y él Fito que es un vagabundo del pueblo
Cantaba el efecto de las copas que había bebido por la noche...

Olor a tierra mojada y los escaneos en los pies de aguacero en un techito de dos alas
Y cuatro alas amando
Rosa y armando...

Y cuatro alas amando...

El río corria son algunas algas suspendidas
Y de repente los caballo corren en Tropelías de humedad
Y golpeteo con sus patas hasta llegar donde refugiarse...

La tormenta brava....
Y cuatro alas amando...
Besándose toda el alma
Y labios agrietados sin oxígeno...

Y en cuanto ves las casitas del pueblo
Las chimeneas humeantes...
cuatro alas amando...

Rosa tiene diecinueve y armando solo algunos años más
La lluvia salpica el.techito de dos alas
Y solo la vaca desde el corral espía...

Y la tormenta dejo el Lucero y el arco
Dejo los cuerpos tirados dormidos y sin sed...

Y cuatro alas amando...

Sale el sol al otro día
Y se escucha la campanilla del lechero del pueblo
Un hombre gordete y con una sonrisa dejando los frascos en las puertas vecinas.

Y las cuatro alas amando...
Armando corre medio escondiéndose del juzgamiento.

Y rosa abrocha su vestido
Y solo corre por el campo hasta su casa...
Las cuatro alas ya amaron..

El sol salió como ese gigante que da temor y hoy nos da calor
Y quizás dentro de cuatro mil o cinco mil años nos comerá porque se cansó de dar...
Y cuatro alas amando estarán...

Que importa el juzgamiento
Si queda el calor en su piél
Quedan las alas amando...

Y abrazando la tormenta que todos quieren tener...

Comentarios sobre este poema