La Coleccionista de Orgasmos

poema de Pajarofé

Quién puede poner en duda tanta hipersexualidad
cuando aquella noche oscura nos vinimos a encontrar,
resonaban los jadeos alentados por el eco
y tu único objetivo era dejarme bien seco.

Yo creía hasta ese día que de macho tenia mucho,
y me pareciste guapa, no habría de poner cartucho,
me dije pa mis adentros voy a tratarla con tacto,
pero me fui a dar de bruces con la horma de mi zapato.

Te me subiste encima como a caballo en establo,
cuando ibas a venirte solo decías Ay Pablo,
no dejabas de gritar : Taládrame bien la gruta,
no parabas de insultarme ni de decirme : Hijoeputa.

Orgasmos fueron cayendo como hojas de almanaque,
como sigas a ese ritmo me puede dar un ataque,
no podía imaginar tanta pasión y derroche,
me puse a rezar bajito pues quedaba mucha noche.

Quién detiene a este Tsunami, como apago este volcán ?
como todas sean iguales ya no querré ser sultán,
yo solo quería ligar con esta mujer pequeña
pero se prendió la hoguera y ahora al fuego hecha más leña.

Que manera de moverse y que calor me está dando,
parece una lavadora cuando está centrifugando,
por favor que acabe ya, o baje el ritmo un poquito,
ya han pasado varias horas y no sacia su apetito.

Total para no cansarles la noche fue interminable
era como una chiquilla dentro de un castillo hinchable,
llegué muerto a mi casita con taquicardias y espasmos,
no me dijo ni su nombre, solo colecciona orgasmos.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota