Reflexión

poema de Daniel ramos

contemplando el cielo estrellado
rodeado por el basto universo,
con un vacío en mi estomago
y una copa de vino tinto en mi regaso
pienso y ramifico todos mis sentimientos, todas las reacciones que causan en mi cuerpo, sin olvidar ese apego...
llevanos una vida en la cual nos enseñan lo más básico, cuando estamos pequeños solo nos muestran lo bueno
y nos encarrilan en un mar de alegría, en un mar de sentimientos...

tengo pocos recuerdos de mi infancia,
tan humilde, tan única, llena de sonrisas y llanto...

también conocí el amor, bello sentimiento, genere un apego... hacia la mujer de mis sueños, aunque me abandono en el peor momento, cuando yo estaba más enamorado, más perdido
en su corazón...
luego vinieron los lamentos, aunque fueron buenos momentos no me arrepiento.

pero bueno aquí estoy luchando,
tratando de saciar mis ganas de conocimiento, con el pasar del tiempo de los años, me he topado con muchas personas, y solo unas pocas se han quedado para a fin de cuentas convertirse en mis columnas en mi familia... mis hermanos.

también he aprendido a valorar las
palabras de los más sabios, entre más longevos más precisos, más exactos.

a ellos les agradezco por confiarme sus historias, sus recuerdos y sentimientos
sin guardarse nada, como lo aprecio.

he vivido tantas cosas,
aprendí a valorar el tiempo al lado
de mi familia y el tiempo de soledad
en el cual puedo dar paz a mi mente
a mis recuerdos y meditar.

Comentarios sobre este poema