11.000 Kms

poema de Daih

Un trazo que delinea aquel límite de la mirada.
Al filo de un abismo pareciera que vislumbra el infinito.
Solo negritud en el fondo de su pupila
revela la incertidumbre.
Las eternas preguntas que nos mueven y
sólo el deseo primigenio
de lo vital y sublime
en el centro de un orgasmo.
Como ese big bang de la creación.

El borde del lagrimal quisiera caer una gota de esperanza
en cuyo centro existe el fulgor de soles.
Acuoso enigmático fluye el inconsciente.
Una vereda negra nos hace ir y venir en esta cuerda floja.
¿Donde está el amor?

En ese mundo constelado que trasciende los universos,
más allá de estos cables y pixeles.
En la enmarañada red de la imaginación,
el deseo se hace tangible en medio de esperanzas.

Ni un roce es más verdadero
que cuando chocan nuestras pupilas
a 11.000 kms.

Comentarios sobre este poema