¿Cómo?

En estas once cruces del pasado,
esta balada triste de otras épocas,
temerario, quizás me juegue el físico,
a veces las palabras son estremecen.

Tus ojos y tu boca me desnudan,
desatan mis pasiones y demonios,
me tumban, me destrozan, me atormentan,
y voy pisando charcos si eres lluvia.

Me dicto viendo tu fotografía:
"cómo te digo a ti que me haces falta
si te matan de risa los románticos".

Maldigo mientras baila mi memoria:
"porqué sigo escribiéndote sonetos
si hoy, los versos, no los quiere nadie".

Comentarios sobre este poema