DECIR ADIÓS

poema de @UAGlemus

Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores, uno con el que te casas y vives para siempre y un segundo amor que perderás, alguien con quien naciste tan conectado que las fuerza de la química escaparas siempre a la razón de amor, ya no se muere pero te juro que una parte de mí se rompió el día que te deje volar, hay millones de tipo de adiós, pero el peor de todos es aquel que genera una guerra contigo mismo, anda contra corazón, pero en ocasiones es necesario alejarse pero al contrario debe aprender cosas que nunca aprenderás si te quedas a su lado, a veces escucho los mensajes de audio que tú me mandabas le doy play y me imagino que nunca estuviste demasiado ciega para no ver más allá de sí misma, que podía al instinto perdía las formas de una manera aparente de respeto hacia a mí, claro yo no podía permitir eso, algún día alguien le hablara de mí, entonces un día te dará cuenta que no me mueve cualquier chica y no paro mi vida por cualquiera y entonces se preguntara porque si lo hice contigo y ese día ya hará tiempo que me habré ido y habrá sido necesario porque al final uno no es consiente de las cosas hasta que son pasado, aunque supiera la verdad detrás de sus ojos, aunque supiera perfectamente porque el destino habría querido cruzarte en mi camino, aun tenías que haber aprendido algunas cosas de la vida pero yo no podría conducirlo a enseñársela, solo tu podrías dar con las respuesta al fin y acabo estamos vivos para eso, para aprender lecciones que sería de nosotros si no pudiéramos evolucionar, sé que algún día lo entenderás y veras esto como algo muy distinto algo que era necesario, hasta entonces me guardare en un rincón dulcemente digno de quemar la peor basura y seré otro más en su lista de personas indeseables, solo que con una diferencia en el fondo sabrás que ese nunca fue mi lugar, tu siempre decías que era como tú en chica, no te faltaba razón, que había algo entre tú y yo muy en paralelo, una forma de hacer de ver las cosas incluso de traducir la vida, supongo que caminamos en la misma dirección, solo que tu vivías en martes y yo en plutón y fíjate que aun así podríamos encontrarnos, a veces me imagino que nunca ardió Troya y que es posible alejarse de alguien para dar la perspectiva, sin que te odie y que arremeta contra ti, sin embargo no dejo de preguntarme, si alguna de las personas que he dejado atrás en mi camino fuera el amor de mi vida, pero luego me auto respondo que el mundo sigue siendo un circulo, cuando tú has tomado una dirección y yo la otra.

El corazón del ser humano es un océano de profundos secretos

Autor

Mc. Harry Bogar Bautista Lemus
@UAGlemus
WhatsApp 553830963

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota