Una sorpresa a la inversa

poema de Zadkiel

Una sorpresa a la inversa

Un reloj que marca la izquierda,
Una dosis de pastillas sin receta,
Dos cigarrillos sin nicotina,
Y yo mirando mi soledad sentado en la esquina.

Esas son mis pertenencias y mi postura,
Si me escucharan dirán que es una locura,
Es mi sentimiento convertido en olvido,
Que dejó en su paso todo invertido.

Estaba tan seguro de tenerte,
Que serías mía hasta la muerte,
Que nunca este amor me dejaría doliente,
Que mis labios gozarán de tu esencia eternamente.

Entonces escogí mi mejor fachada,
Lo que bien me queda para visitar a mi amada,
Cuando me colocaba el reloj no me imaginaba,
Que la vida mi tormento poco a poco creaba.

Cuando toque tu puerta,
Estaba tan entusiasmado con la sorpresa,
Pensé que tu corazón seguro se emocionaría,
Entonces me asomé a la ventana al notar que no respondías.

Fue un puñal envenenado,
Nunca me sentí tan desamparado,
La escena fue un acto innombrable,
Que se quedó en mi memoria de forma imborrable.

Corrí sin darme cuenta,
Luego camine dando algunas vueltas,
Hasta que vi en aquella esquina,
El descanso de mi tristeza y agonía.

Y allí estoy todo invertido,
Pensando que flechas para mi no tiene cupido,
De que vale tener todo lo demás en el mundo,
Si el amor de tu vida te deja moribundo.

-Zad

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota