MI MUSA

Se aletargan los segundos en sopor.
El chisporroteo del fuego encendido
atestigua las sombras que circundan.
Tan fácil es cerrarse al frío!
Buscar calor bajo las sábanas!
Pero ella insiste...
Llama desde muy dentro y acá estoy,
a más de medianoche... escuchando.
Tratando de interpretar lo que susurra.
Cómo le hago entender que es hora de irse?
Niña alas de papel, déjame ya!
Acaso no sientes el frío de mis dedos?
El cansancio de mis ojos que borronean las líneas?
Esta noche no te entiendo.
O estoy muy cansada para descifrarte.
Te llevaré a los brazos de Morfeo.
Quizás allí, vuelvas a sonreirme en complicidad.
Porque en mis sueños, sabes llevarme a volar!
Tal vez mañana, broten mis ríos más azules que nunca.
O pueda escucharte soñar.

Comentarios sobre este poema