Llegué...

poema de Xio

Cansada de caminar
llegué al borde solitario
del mar, que como santuario
me recibió sin dudar,
llegué para no dejar
que se secara mi llanto,
llegué buscando ese canto
que también me da dolor,
llegué buscando el olor
del mar que huele a quebranto.

Quebranto porque crecí
donde el mar me acariciaba
y en su espuma me bañaba
y un día de allí partí
y ese sabor quedó en mí
pegado a mi paladar;
por eso cuando llorar
reclaman mis sentimientos,
del mar sus olas, sus vientos
pueden mis penas calmar.

Rebelde como las olas
que se rompen en la roca,
es el sabor que en mi boca
me visita estando a solas,
sola con las caracolas
llega ese sabor amargo
y así como por encargo
los recuerdos se abalanzan,
me aprisionan y me alcanzan...
esa es la angustia que cargo.

Cuando el mar con su poder
limpia mi alma y mi pecho,
cuando el dolor ya deshecho
se distancia de mi ser,
entonces vuelvo a creer
en el sol, en las estrellas,
en esas mil formas bellas
que nos regala la vida...
comprendo que una partida
engendra futuras huellas.

Comentarios sobre este poema