Obscuridad

Una obscuridad agridulce me acoge.
No anima ni a la vida ni a la muerte
con su abrazo templado y frío.

Solo un silencio que ni vive ni muere.

Algunos flaxes de tu recuerdo han venido
entre esa laxitud que me envuelve
pero sin más de la mente se han ido.