Me besaste

Cuando tu me besaste
no bailaron los soles
ni los chorros de cometas.

Sólo se me abrió el hambre
y unas ansias de glotones
de devorarte de mil maneras.

Eran chorros de electrones.