Adhesión

Te adheriste a mí, con cada beso
furtivo, efusivo e intenso…

No logro cerrar mis ojos
sin que me lleguen los recuerdos
y la sensación de ti.
De tu fuerza, de tu hombría
con la que me vuelvo ambrosía
de tu encanto.

Me pregunto: ¿Qué me has hecho?
Suspiro y se me eriza la piel
Es amargo este afecto
Y no sé calcular el tiempo
Que tardaré en borrarte
de mí cuerpo y cambiarle tu nombre
a los besos de mi tez.

Comentarios sobre este poema