¿Para qué sirven las críticas?

poema de Clara

Tu nunca criticas niña
(excepto al que critica)
no te gusta incomodar a los demás,

pero acaso
¿no es inherente la crítica en tu pensamiento?
¿no es necesaria e imprescindible?
Cuántas veces te habré escuchado decir
"qué vergüenza siento, a tan sólo unos metros,
le puede incomodar..."
y tus silencios,
y todo lo que aguardaste en ellos,
tan sólo para no molestar,

Y dónde estabas tu niña
porque disfrutas tanto con tanta invisibilidad.
Sin saberlo ejercitabas tus impulsos,
retenías la recomensa,
también ejercitabas tu memoria
y ahora de ello dispones a hablar.

Y no entraré en lo que perdiste,
porque no es momento ni lugar.
Tómalo con calma,
tu sí,
seguirás creciendo hasta la eternidad.

Pero,dime niña
me vas a jurar que nunca,
ni en la más profunda intimidad,
sorprendida por un hecho,
señalaste al pasar?

Qué diferencia hay,
¿tan sólo el círculo de privacidad?
¿La concentración?¿El respeto?
¿tan sólo la edad?
Rotundamente dices,
"el extraño no tiene por qué saber
lo que tengo que opinar,
y sobre todo depende,
de momento y lugar
y no hablo de los que en grupo se cruzan
con los que anidan en la soledad,
todos sabemos que sin conciencia compartida,
necesitamos más empatía de lo normal"

Entonces cuál es el verdadero problema,
¿acaso la intención que hay detrás?

Pero júrame que nunca antes algo
te hizo exclamar,
que nunca antes las palabras se escaparon,
sin maldad.
Aunque no fueran agradables,
aunque pudieran incomodar,
y por qué sí lo bueno,
por qué lo bueno ¿sí se podría expresar?

Que hay detrás de todo esto niña.
De esas ganas de agradar,
de tanta bondad.

Por qué insistes en lo bueno,
qué tan fuerte te imprimió en el cerebro
esa ternura y ganas de amar,
me pregunto si un sabio consejero,
o el rechazo,de lo que nunca quieres hablar...
seguramente algo más complejo
que ni tu misma alcances a imaginar.

Hoy tan sólo quiero darte
un trocito de tranquilidad.
Que no hay de malo en las críticas,
que el pensamiento no sólo es transversal,
que si ahondas en la retina,
seguro alguna encontrarás,
y la emoción en tus juicios,
sea cuál fuere,
te transportan a ese momento y lugar.

y ahora por fin entiendes
su valía,
el pensamiento longitudinal,
que aunque no haya mala intención
la crítica es inherente,
tan inherente como las emociones,
que a veces las hacen escapar.

y que a nadie tienes que culpar
(no te tienes que culpar).

Que nadie es lo que fue,
si no lo que quiere,
aunque otra cosa nos hagan pensar
marcando con dígitos,
tu momento y lugar.

Pero no confundas intención con crítica,
y ya sabes que los caminos tienen regreso.

Y desaparece ese humo
por los que usan la maldad,
pues no todo es lo que parece,
y hay cosas que no merece la pena juzgar.

Tu sigue creciendo niña,
sin importarte los demás.
Que en la intención inmaculada
seguirá ardiendo,
la que a tí te concierne,
la purita verdad.

Y te agradezco ese amor inmenso que por mí tienes,
que posibilita la apertura máxima de nuestro canal,
que contigo nada duele
porque sólo veo bondad.

Comentarios sobre este poema