Tormenta virgen

poema de Silvia

Se escuchaba el sonido del viento entre los árboles gigantes,todos ellos murmuraban el mismo susurro...
Los pájaros preparaban su guarida por la tormenta que venía...
Un rayo cae como un latigazo en el bosque...

Nubes negras como un manto, tapó el cielo en un segundo...

Y dos mochileros estaban en el medio de la ruta golpeándose con la cara sangrante y con pocas fuerzas...

Luego de media hora se calmaron...

Uno se llama Ulises y él otro Marion...
Ulises levanta su mochila pesada y sin mirarlo a Marion empieza a caminar....

Marion despacio se incorpora y le grita...
No fui yo...no fui yo...

Ulises no hace unísono caso a nada y sale camino por el río...

Marion necesita explicar...sale detrás sin que lo noté Ulises...

Hasta que Ulises se detiene en el camino y empieza armar su carpa...

Se lo nota triste...como cansado...

Marion llega después casi de noche,espero entre los árboles que armara la carpa,
Porque no quería que Ulises salga de ahí sin escucharlo...
Cuando Ulises empieza a prender una fogata,aparece Marion...

Se miran diferente...

Cuando niños,una pelea podría pasar con una golosina o una acuarela de juegos...

Pero ya no...

Esta vez la amistad tenía olor a mujer
Y era un aroma que se interponía entre los dos,no los dejaba respirar...

como si la amistad de tantos años se hubiese echo añicos...

Ulises cierra el puño...
Marion abre la boca y empieza a pedir perdón diciendo;

No fuí yo, quién toco su piel por primera vez...
Y también no fui yo quién beso su boca de virgen y saboreó su miel...

No fui yo quién amo su cuerpo de azabache intenso
En la madrugada con la piel mojada...
Y quién la observaba dormirse en su pecho, no fui yo...

No fui yo te juro que no....

Quién partió el alma de un ser divino que cayó en mi lecho amante escondido...

No quise,mirarla...
No quise,soñarla...

Pero es que los ojos como desatino de mendigo herido, sangre de mi sangre,sedimento electo,es solo el destino...

No fui yo...
Quién tiene sus ojos grabados aquí,en este cerebro
Quisiera morir...

Ella fue tu virgen con los pies descalzos
De lágrima en tinta de poema errante
De tu magia pura de un fiel viajante.

Sabes quién fui yo
Solo un segundo...

Un minuto exacto...
De esa venganza blanca,de un enojo que termino en mis brazos...
arropando por un ala rota...
Sabes quién fuí yo... un pájaro herido Berkel y silueta un mundo dormido.

Sabes quién fui yo solo un segundo
De esa madrugada sin el laberinto de una virgen pura.
Queriendo rezarla y después matarla.

Sabes quién soy yo
Solo soy tu amigo...

El que se arrodilla con cabeza gacha
Y mucha vergüenza de ser el segundo
Más cruel de la tierra.

Ulises lo mira lo abraza muy fuerte
Lloran de rodillas
En la tierra ardiente...
Náufrago es aquel que salva coraje entregándose.

Ulises le dice mirando a los ojos
Sabes quién soy yo...

Soy él que la tubo solo un instante
Fortaleza y núcleo al verla y temblar

Porque soy el que ya sabía dicho por su boca
Como ella te amo desde un principio
El que cerró los ojos para no mirar
Ese fui yo.

Comentarios sobre este poema