PERROS DE LA CALLE

poema de Mario

PERROS DE LA CALLE

La vida pasa como un tren
acercandose, pero luego lejos.
Y no sabes que vagón elegir
o en que banca estar.

Se acercan los perros de la calle:
hambrientos, sedientos de caricias.
Miro la vida a través de sus ojos
y me siento un desdichado.
Siento su soledad, su tristeza
estas ganas de encontrar un amigo
(aunque sea durante el camino).

Tengo los ojos cansados
y la boca temblorosa.
No hay ruido
de gente viniendo
o trenes llegando.

La vita materiale finisce qui!

Sé parte: Comenta y vota