muerte

Descubrí que hace algún tiempo la muerte golpeo a mi puerta…
Ese día me estaba masturbando y la puta tuvo que irse…

Hoy parece un día normal… uno más

Heme aquí musitando palabras a los oídos de mis amadas,
Y es que ya nada es igual.
El amor se inscribe en mi corazón y se escribe con mi mente,
La racionalidad dio paso a plantas de cannabis,
Las plantas a su vez dieron paso al nacimiento de nuevos sueños,
En un polvo descuidado nacerá la creación última y perfecta de mí ser,
En un polvo descuidado la revelación de quien salvará nuestras vidas,
De quién, atento a los sucesos, despertaría la intuición hecha ilusión.

La muerte me perseguía,
Doblé a la izquierda y ella se tentó con derechas.

Heme aquí ensayando palabras de amor para mis amados.
Y es que ya nada es igual,
Ya nada se acoge de maneras antes conocidas.
Somos el repertorio repertorio repetido repetido de humoristas fracasados en escenarios mediocres.

La muerte está frente a mí y hoy me castiga con la inmortalidad,
Sin embargo mi tarea es el desafío y la puta muerte no ganará,
Se verá obligada a cumplir su tarea y mi ser se aniquilará
Soy el sueño de cannabis, el ánimo del que olvida y la danza de quién de detiene vegetal los últimos años de su existir.

Comentarios sobre este poema