Campanadas

el tañer de las campanas al mediodía
es como un triste anuncio de difunto.

No es del todo equivocado:
dicen que cada segundo
muere una persona.

Al mediodía se escuchan doce campanadas.

Habrá quien diga
que aquello que no tenía más fin que anunciar la hora
ha matado a doce personas.

Comentarios sobre este poema