Se fue la novia

poema de misombra

Cuando se fue la novia
mi poesía se abrió helada
en mi abismo sin alma,
no más tardes de oración
por las aguas del lago
bajo sus besos de labios de oro
que endulzaban el rostro de mi canción
sin acordes de angustia en su ojos.

Tendida en mi jardín dormido
de esa perturbada quietud extraña
mi pluma ignora que la tinta llegó
y la fuga de versos en mi aliento
de blancos lienzos húmedos
ilumina los astros vencidos
por estos versos del nuevo amor.

Comentarios sobre este poema