FUMÉMONOS LA VIDA

FUMÉMONOS LA VIDA

Allí, muy cerca, cual raro sueño, ella;
vedada esencia que parecía bella.
Ven, me dijo;
¡fumemos la vida!
Ven, que te invito,
sin pensar en despedida.
Espero tu amor mi amigo,
¡hasta los huesos desnuda!

Ven , me dijo;
¡y fumemos la vida!
Ahí, en la ventana, cual raro sueño, ella;
vetada esencia que parecía bella.
Ven, me dijo;
¡desnúdate hasta los huesos!
¡Y fumemos la vida!
¡Sin pensar, sin medida!

DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS

Fondo: De Cigarro en Cigarro - Pista Karaoke

Comentarios sobre este poema