Paseamos por el parque

poema de Neptuno Heise

En el parque
las flores siguen el compás tranquilo de tus
pasos. Yo no sé cómo lo haces,
pero embrujas con la mirada.
Embrujas, con esos dos ojos,
con esos dos océanos de verdes serenos
que iluminan,
como estrellas fulgurando en la nada.
Mujer,
tu sonrisa le da otro brillo a las cosas
otro color que es color de tu alma.
Hay un calor en este viento de primavera
que viene de tu presencia,
que viene de tus solos labios
un calor que es solo tuyo

por que no hay sol que pueda
calentar de esa manera.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota