Ven

Ven,
que en la palma de mis manos
podré acopiar tus miedos.
En el espacio de mi pecho
podré asilar tus dudas.
En apego abrazaré
toda vacilación,
mi lealtad no termina
cuando mas me necesitas.
Al mirar tu rostro triste
y perlas transparentes,
rodando por tus mejillas
mi corazón enternecen.
¡y todo en mi te ama!
Tantos años compartidos
tanta vivencia vivida,
que ya de mi eres parte.
¿Si no comparto
dolores y amarguras
de que sirvieron los años?
Déjame mostrarte
que mi amor abarca,
tus aflicciones
que las siento como mías.
Amiga de juventudes
de alegrías, aún quebrantos.
¡Si conmigo firme has sido;
vigente siempre!
Ahora, es solo mi turno
de demostrarte mi afecto
así que ven;
que en el hueco de mi pecho
caben tus alegrías, tus sueños
estragos o infortunios.
Si de algo te sirve
el aliento de mi pecho
¡te lo entrego sin reservas!
Amiga de mi infancia
juventud, y para toda la vida.
Caminemos los caminos
en lágrimas o sonrisas.
Por siempre unidas
ven,
toma el hueco de mis manos
son tuyas
cuando las pidas...

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota