Tristes Doncellas

Delicadas doncellas que en el interior padecen
a causa de los destrozos de lobos en piel de oveja,
que utilizan cualquier medio para destruir el alma.

¿con cuál fin? sólo ellos lo saben
¡astutos infelices! ¿quién les ha dado ése derecho?
De sentirse invulnerables de llegar
y destruir a estos delicados seres.

Mentiras tras las sonrisas, perversas
intensiones en sutilezas vestidas
¡depredadores impunes que no
se tientan el alma!

Que se esconden tras las letras
en busca de nuevas víctimas
de almas suaves y sensibles
y confiables corazones.

Insaciables egocéntricos
de intenciones insalubres
escondidas, en exquisitez de letras
y ficticias amistades.

Doncellas que en apariencia podrán
parecer débil, son de esencia indomables
¡nadie, vendrá aniquilar
nada vendrá a derrotarlas!

¡Por suave que sea la piel
de ése cruel antropajo!

La doncella irrompible, que aunque en
momentos fallezca; es de espíritu invulnerable,
firme, fijo muy constante
podrá caer en instantes...

¡Pero jamás derrumbarse!

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota