Te traigo

Te traigo,
el entorno de mis caderas
para que en mí hagas mella,
y la curva de mi cintura,
para que en ella dibujes prosas.
Te regalo mi cuello,
también mi senos,
para que tus labios dejen tu historia.
Mi piel entera,
será, tu sábana blanca
en ella déjame tus fríos,
tú, llevate mis ansias.
No olvides mi boca que te llama
permite que tu lengua
reconozca mis huecos
y me cubran de besos.
Llega a mis oídos,
allí deja tus versos.
Visita,
palmo a palmo mis caminos,
sin olvidar, que mi cuerpo
es solo tuyo...

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota