Avecilla

Ven a volar a mis cielos
mi avecilla consentida
hasta encontrar en tu ruta
a compañeras de vías
abre tus alitas negras
y pechito colorado
detente en los alambrados
o en los trigales dorados
Golondrina pasajera
ven a mi techo, haz tu nido
ve a recoger agua al río
has hogares con tu pico.
Yo no recuerdo tu canto.
Sí recuerdo yo tu vuelo
en los ocasos del día
de regreso a tu guarida;
a tus crías mantenías
de lombrices o semillas,
agua en tu pico les dabas
felices las mantenías.
Admirada golondrina
crecí viendo tu llegada
entre los marzos y en junios
mas no observé tu partida.
Bellísima peregrina
nunca dejes que te olvide,
ven, pasea por mi vista
ven y quédate en mi vida.

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota