Mi alma en un cementerio

poema de Lulieta

Vividos susurros de tierra viva,
temblantes galopas de fuente tibia,
chapoteando pozas de sangre fría,
creada de lágrimas recién caídas.

Temiente alboroto de pozo en ida,
alma volando y temiendo vida,
corriendo iba recién caída,
Mi alma pura al sol del día.

Buscando praderas de fiel venida,
entre epitafios de piedra viva,
susurrando aquellos en la avenida,
que quedaban ahí, en la salida.

Comentarios sobre este poema