TERRORÍFICOS CELOS

En algún lugar entre mi vientre y mi pecho
habita un gato furioso de terribles ojos amarillos
y afiladas uñas

Me araña sin descanso durante el día y durante la noche,
me despierta con su terrorífico maullido
y yo no hago otra cosa más que alimentarlo

El crece y crece y se hace poderoso,
ahora puedo ya sentirlo como un felino feroz
presto a devorarme

Lo que más me asusta es este convencimiento
de que si lo dejo salir no podrá hacer nada por ayudarme.
Se desinflará igual que un globo pinchado
y será incapaz de traerme esa mirada por la que yo me muero.

Esperaré a que anochezca
Saldré despacio para no despertarlo
y te susurraré al oído
que nadie te amará nunca como yo lo hago

Comentarios sobre este poema