SOMBRAS Y MUECAS

poema de Lobolejano

“Enseño a que se alejen de mí, ¿pero quién puede
alejarse de mí?
Quienquiera que tú seas, yo desde ahora te sigo,
Mis palabras pican en tus oídos hasta que las
entiendas.”

Walt Whitman

------------------------------------------------------

Dispongo la barra con fragmentos de piel
y estetas vanguardistas

(turbia ciudad de sórdidos bohemios sin palabras)

hábil cleptómano de oficio
hurgando hembras de tarifa humilde
párpados a contraluz de la jauría

(confeso bajo pena de poemas recurrentes:
Rimbaud /Verlaine/Corbiére o los tres cerditos
y algún bisturí jocoso para el viaje)

De vez en vez atado
lamiendo esa cruel
húmeda flor uncida al yugo
de enigmáticos olores

(vertical herida absurda entre vestigios de musgo)

Discípulo feroz de mi novia fea
de su nariz proteica
sus tetas puro pezón
su culo flaco suplicando implantes

(ese dulce rumor
de tijeras y navajas
esa silueta en humo y codeína
sopa de letras
besos de aguja vena a vena)

Cagándome en los cazadores
de ángeles urbanos

(Por favor no diga culo diga derrière/
ni se le ocurra pezón escriba fresa/
y ni hablar de yegua para eso está caballa)

Efímero como el soldado
el amor
o la mala broma

(un zapato rojo tacón de aguja
durmiendo sobre la arena (doble paréntesis
para decir
que está vacío: ¿dónde andará esa zorra loca?))

Fabulador ingenuo:
por dos centavos salta el payaso
por tres te muestro mi letrina

(cíclope indolente
absuelto de poemas
de letrados cafetines
de ángeles ambiguos)

Hablador
agobiando tu oído
señalando la cárcel
la puta
la mosca en el caviar

(eso que no es París
Torre eiffel
Cupido
y te amaré por siempre)

Demasiado inepto
para desear biplanos
margaritas en el jarrón
o versos de pijama rosa

(escarbo tu culo
con lengua
de hombre dulce
y tallos de clepsidra)

Infame
rasgando el himen tierno
de tu mano
discurriendo epitafios
tumbas
y mortajas de cal viva

(buenas noches se dice a la mierda
y alguna vez volándote los sesos)

Comentarios sobre este poema