Toca mi alma señor…

Toca mi alma señor…
Que tu paz entre en mis manos, en mi cuerpo, en mis venas. Dame un nuevo corazón, un corazón para bendecirte, para amarte infinitamente, sin espinas, sin manchas señor, digno de ti, dame la fuerza y el valor para estar en tus ejércitos, ser parte de tu voluntad. Ser esperanza para quienes no tienen esperanza, ser luz de tu palabra que nunca falla, tu mi señor Jesús, señor de señores, rey de reyes, Dios de todos, enséñanos a orar con la verdad, tú que eres ejemplo vivo de amor, bendito seas Padre Celestial, concédenos el privilegio de conocer y practicar la veracidad de los hechos de este mundo.
Toca mi alma señor, aquí estoy atendiendo tu llamado, firme para servirte a pesar que reconozco que soy pecador pero hoy quiero crecer en tus mandamientos. Mi corazón está abierto para ti, llénalo de tu espíritu., llévate mis tristezas, límpiame de todo pecado.
En cada oración siento tu divina presencia, siento tu bendición que llega a mi alma. Nada temo por que estas al frente de mis huellas, al enemigo lo pulverizo con tu poder, se que en mis luchas tu me has dado la mano y es tu fuerza la que vence a los espíritus oscuros que solo perturban, pero jamás vencen. Gracias Padre Celestial por dejarme saborear el néctar de tu victoria.
Solo Dios afina los corazones no te confundas, solo el derrama su sabiduría a sus hijos. Cada hermano que ves a tu alrededor con alguna dificultad dale tu mano, recuerda el santo mandato divino que dice:” ama a tu prójimo como a ti mismo”
El espíritu de DIOS está aquí, siéntelo, vívelo de cerca, confiemos en su presencia que es garantía de un verdadero amor, de una autentica paz, confía en DIOS no hagamos el papel de los necios y ciegos...” Las piedras y la arena son pesadas, pero más pesado es el enojo del necio.”(Proverbio 27,3)

Comentarios sobre este poema