A los que valoran la vida de los pocos que la quieren

poema de el platense

Arma punzante
Sin color y sin peso
Que haces insertándote
En mi pecho

Dejando solo mi cuerpo
Tirado
Sin haber dejado
Rastro ensangrentado

Solo mi cuerpo
Tendido
Mirando el techo

Será mi destino,
Aquella caja de vino
O aquel cigarrilo
Que me ha traído a esta
Fundación
De aquel tipo que pocos
Hablan hoy

Metiéndome la mano
En el corazón
Buscan mi salvación

Me paro a mi lado,
Le doy un abrazo
Aquel doctor
Que lloro

Derrama lagrimas
Por la persona
Que ayudo
Y no rescato

Comentarios sobre este poema