La sombra del Gato

- La Sombra del Gato -

Cuando la mejilla fría de la desgracia
se posa en mi espalda herida,
la luna renacida
su silueta silenciosa asoma,
derritiéndose en su aroma
a mi ventana ella invita,
a ese espectro ajeno
que a mi alma
maullá escondida.

Su olfato fino rastreadora
de almas quebradas,
sus dos ojos justicieros
la de un sabio rey me recordaba,
enjuiciando mis llantos
en su inclemencia el no los tocaba,
entregando mi sentencia
en la serenidad majestuosa
de su boca silenciada.

Contempla mi tragedia
enigmático amigo,
soy como anillo en vigilia
que reposa en el dedo de un cadáver,
de mi mano desamparada te cruzas
con tu seductor pelaje,
con pisadas solitarias
me brindas tus burlas sombrías,
el dolor en corazones agujereados
tu nunca entenderías.

Lejos de mis velos nieblas
te disuelven en tu misterios,
lamiendo tu pata negra
yo pudriéndome en mi cementerio,
creo que nunca comprenderé
esa sombra de tu destierro,
dejame aquí en mis drogas de lamentos
que no necesito de esa ebria cola
ni tu sarcástico criterios.

(Prophète Mort)
2016

Comentarios sobre este poema