L'esprit de l'escalier

poema de nacho

¿Qué puede corromper inesperadamente
la tranquilidad de un hombre?,
presagio mostrenco
solo otra parada, solo otro inconformismo,
batallas mentales
se sirven de disputas internas
mientras el turbado caminante
se va desvinculando pasivamente
del álgido pavimento que retiene su identidad,
así es como se planta y se mitifica
el reflejo eludido de aquel lugar
¡algo tan tuyo, algo tan mío
que al final no fue de ninguno de los dos!,
resentimiento eléctrico
me hablas desde la espina del tiempo pasado
déjà sentì, déjà vecu

Como un fugitivo que huye
de sus propios pasos
soy la última parada del viaje de la discordia,
entropía que reúsas saciarte
al lado de la vergüenza que carcome y eclipsa
el último escalón de la escalera neuronal,
mediador entre el piso y la victoria tardía
me has ofrecido el as de espadas
como el espíritu de los solitarios,
es "la paradoja del comediante"
tomar cada día la misma carta,
comodín acicate
eres epifanía que mezclas en la baraja
las respuestas frustradas
donde cada día se vislumbra la jugada decisiva
que al final no fue de ninguno de los dos
déjà sentì, déjà vecu

Comentarios sobre este poema