SALUDO DE UN LATINOAMERICANO

SALUDO DE UN LATINOAMERICANO

Yo vengo de una tierra con montañas y valles
tapizada con flores de plantas tropicales
donde corre la vida sin contaminación,
en medio de alegría vestida de colores
con música de ensueño de pájaros cantores
que despiertan el alba con ritmos de ilusión.

Mi raza es linda con mezcla de indio, de español
y de negro africano moldeada en crisol,
con nobles sentimientos que corren con pasión
cual río caudaloso de tierra americana
llevando en sus entrañas el alma bequeriana
para sembrar semillas de amor e integración.

Allí inicié mi vuelo cual ave peregrina
para viajar al mundo con alma alabastrina,
entre vientos de envidia, de inquina y de temor,
para contar que hay seres del nuevo continente
que no desea la guerra de aquel monstruo indolente
y sus malditas ansias con gotas de dolor.

Allá quedó mi nido con todos los polluelos
que esperan mi regreso junto con los abuelos
que enseñaron valores de juventud en flor,
para arriesgar la vida, salvar la humanidad,
cultivando los campos con fe y honestidad
sin temor a huracanes y a temible temblor.

He venido a esta tierra a pedir protección
y buscar a la gente de noble corazón
que quieran la concordia del Universo entero,
para parar acciones de todo aquel demente
que derriba ambiciones de la gente inocente
con campos minados y lluvias de mortero.

Quiero que pronto paren las brisas anarquistas
que soplan con apoyo de gobiernos autistas
necios en no escuchar los lamentos de la guerra,
que se esconde tras sombras en la América entera
para dar el Zarpazo con sus garras de fiera
y destruir los anhelos de una paz verdadera.

Comentarios sobre este poema