Viento y espíritu -cantares-

poema de La Dama Azul

-C a n t a r e s-

-I-
Con la tierra que implanta el alba
llenasen de estaciones las copas.
Así, el escultor dirigiese durante la pausa,
a medida que se disipa la bruma dentro del recinto.

Situados los rostro de algunos
perdidos en la mirada de los confines;
se detuviese la salina penumbra.

Piedras llevadas al río,
la piel de primavera,
y hojas sedientas de sol;
forjasen la mujer anidada a la fragancia.

-II-
Barro de esencias y una cadera de volcanes,
levantasen durante nueve noches
un susurro que despertase las compuertas cubiertas de los hombres sumergidos en la nada.

Adentrados al abrazo
existid en la cosecha del preñado vientre,
la lluvia, y el todo, para que el yo; viviese.

Un circulo de luz
del árbol cortado de raíz,
fluyese por los delgados caminos de la sangre.

-III-
Traspasado el milagro
las aves cantasen en vuestro honor;
en tanto los astros,
observasen el nuevo rostro dormido.

Desafiado el frío
en un impasible pulso,
vuestro cuerpo abriese el camino
y con ello, un cúmulo de épocas acuestas.

Los ojos en llanto,
son un llamado disuelto en el aire como el incienso.

-IV-
Aliento, espíritu y substancia
mi voz os nombra…

Os he llamado con la desesperación de la sed
bajo el sonido del vocablo,
a través del eco remoto del vasto tiempo
desde el incitante origen del espíritu y viento.

Os he llamado por entre caminos guiados
por las ruinas labradas,
y bajo un diluvio de lenguas;
entre el hambre, el aire y el asombro.

-V-
-Ruego a lo inmaculado,
al Creador de mujeres
de dónde se gestan hombres,
guíe mis viajes
y mantenga la gracia de su firme mano.-
ϴ

Fondo musical: Wardruna- Odal
Junio 24, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema