Gradual

poema de La Dama Azul

Nunca vi frontera alguna,
aparecer entre el vendaval
de un firmamento garzo.

Contemplando el presente;
llenase la senda verde grama, de caminos
evaporados en mi andar.

Gradual; mi rostro a locura,
ruta encendida de centellas y fiebre.

¡Que dulce la existencia!
La victorias, el espejismo,
y el reino de la extraviada roca.

El estado de riqueza colmado de libertad…

Un andar entre la diligencia
de los astros e historias;
iluminando cada torneo.

¡Cuán infinito tesoro!
Los que sin promesas,
han inundados abiertas las manos.

La claridad del lago
que enjuaga los pies descalzos;
y del camino cercado,
que despertó los vuelos por encima de los amplios valles.

Celebrar con laureles
la estrofa entre suspiros,
al encuentro del acorde en cada latido.

En la quietud; huésped
de la fragancia de un cielo colmado.
bajo el sol al cenit
bañando mis vestiduras.

Hoy el día comienza
al roce del dorado astro;
y mis deseos son infinitos…
acumulados en trazos del llamado de mayo.
*

Mayo 7, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema